Infecciones de Transmisión Sexual

Las infecciones de transmisión sexual (ITS) son todas aquellas que presentan carácter infeccioso y que se transmiten principalmente a través de las relaciones o los contactos sexuales cuando no se utilizan preservativos. Sin embargo, también puedes contagiarte si recibes una transfusión de sangre contaminada y en algunos casos por transmisión de la madre al feto. Durante los últimos veinte años se ha producido un gran cambio en las enfermedades de transmisión sexual: hemos pasado de las clásicas como la sífilis y la gonococia, enfermedades bacterianas que se curaban con antibióticos, a las enfermedades víricas actuales, entre ellas el sida, las infecciones herpéticas o las producidas por el Virus humano del papiloma (HPV), para las cuales no hay un tratamiento curativo definitivo. Existen, no obstante, algunos medicamentos que ayudan a frenar el avance de la enfermedad e incluso son capaces de mantener a la persona afectada con vida durante años, mejorando además su calidad de vida. También existen vacunas contra la hepatitis B y, recientemente, contra el virus HPV. De todas formas, la mejor defensa ante estas infecciones, es la prevención. Las infecciones de transmisión sexual, y en concreto el sida, constituyen hoy en día la primera causa de enfermedades infecciosas en muchos países.

¿Qué infecciones de transmisión sexual son las más frecuentes?

A pesar de que las infecciones de transmisión sexual (ITS) son de declaración obligatoria en nuestro país, el insuficiente registro de los casos detectados, hace muy difícil poder valorar en que situación estamos. Podemos clasificarlas de la siguiente manera:

ITS producidas por bacterias
  • Neisseria gonorrhoeae
  • Clamidia trachomatis
  • Treponema pallidum
  • Haemophylus Ducreii
  • Micoplasma hominidis
  • Ureaplasma Urealyticum
  • Shigella sp
  • Campylobacter sp
  • Streptococo grupo B
  • Gardnerella vaginalis
  • Mobiluncum sp
ITS producidas por virus
  • Virus herpes tipo I y II
  • Citomegalovirus
  • Virus hepatitis B
  • Papiloma virus humano ( HPV)
  • Virus del Moluscum contagioso
  • Virus de inmunodeficiencia Humana (HIV)-SIDA
ITS producidas por protozoos
  • Entamoeba hystolitica
  • Giardia Lamblia
  • Tricomonas vaginalis
ITS producidas por ectoparásitos
  • Phthirus pubis
  • Sarcptes scabiei

Sintomatología general de las infecciones de transmisión sexual

Los síntomas pueden ser muy variados: picores en los genitales, enrojecimiento de la vulva o del pene, granitos o descamación, flujo vaginal alterado, secreción por la uretra después de orinar o dolor al mantener relaciones con penetración, entre otros. También pueden aparecer úlceras, ampollas o verrugas en los genitales o alrededor de los mismos. Siempre que aparezcan cualquiera de estos sintomas se ha de consultar al médico. Es importante saber que las infecciones de transmisión sexual:

  • Tienen un periodo llamado de latencia durante el cual a pesar de que la persona esté contagiada no presenta síntomas, por lo tanto no sabe que la padece, pero si que puede transmitir la infección a otra persona.
  • También se ha de conocer que algunas de las infecciones de transmisión sexual pueden dar síntomas tan leves que la persona contagiada no sepa que tiene una infección y en consecuencia la vaya transmitiendo.

Todos los expertos están de acuerdo en que los adolescentes forman un grupo de riesgo elevado en lo que se refiere a contraer infecciones de transmisión sexual. Las relaciones sexuales tempranas, la inexperiencia, la espontaneidad y las características de su comportamiento sexual, así como la dificultad de acceso al sistema sanitario, el alcohol y otras drogas son factores que facilitan que los jóvenes contraigan más y con más frecuencia estas infecciones; sumado todo ello al uso inadecuado o al no uso del preservativo.

Descripción de las infecciones de transmisión sexual más frecuentes

Prevención y futuro de las infecciones de transmisión sexual

Las infecciones de transmisión sexual son muy frecuentes y pueden tener repercusiones graves en la vida de las personas infectadas, por ello es necesario:

  • Tener información y educación sanitaria adecuada: Es muy importante la educación sanitaria en el ámbito escolar.
  • Realizar la detección precoz: Muy importante acudir al médico ante sospecha de padecerlas.
  • Hasta la aparición del sida, las estrategias de abordaje de las ITS eran el diagnóstico, el tratamiento y la búsqueda de contacto, ahora todas las estrategias se han basado en la prevención del VIH, y con ello se ha incidido en las otras.
  • Es necesario formar bien a los profesionales para que las conozcan y sepan detectarlas.
  • Para conocer su magnitud se han de realizar la declaración rigurosa y sistemática de los casos detectados.

 Si crees que este es tu caso ¡Te podemos ayudar!

Ponte en contacto con el Institut de Sexologia de Barcelona